fbpx
Metalnor: una empresa salteña dedicada a la industria del reciclaje

Metalnor: una empresa salteña dedicada a la industria del reciclaje

La empresa, que realiza su labor desde hace 20 años, tiene 150 empleados directos. Procesa y clasifica entre 1.000 y 1.500 toneladas mensuales de chatarra.

Metalnor, una empresa de capitales salteños, desarrolla sus actividades en el mercado del reciclaje desde hace 20 años, hoy posee su casa central en Salta capital además de sucursales, depósitos y proveedores a lo largo y ancho de todo el país; su actividad se basa en el procesamiento, clasificación, transporte y comercialización de Scrap metálico Ferroso (chatarra de hierro) y no Ferroso (chatarra de cobre, bronce, aluminio, plomo, batería, pasta, acero inoxidable). Esto la convierte en la “empresa líder en procesamiento de chatarra del país”. Al ser una empresa con proyección nacional e internacional, cumple con todas las normativas que regulan la actividad, incorporando como premisa básica de sus procesos el debido cuidado del medio ambiente. Para entender un poco la dinámica de este rubro, y particularmente la de esta empresa, recorreremos a través de la nota los procesos que se llevan a cabo para obtener los distintos productos que comercializan.

“Origen del material”

El origen del scrap metálico ferroso (chatarra) o del scrap metálico no ferroso (metales) puede ser a través de retiros a industrias (origen industrial) o de entregas directas a los depósitos (origen domiciliario). La empresa retira material de distintos puntos del país con su propia flota de camiones y con servicios tercerizados de transporte, y los descarga en su depósito central ubicado en Salta capital. Todo el procesamiento se efectúa con mano de obra local, generando así aproximadamente 150 puestos de trabajo directos entre operarios y administrativos, entre las distintas unidades de negocio del grupo económico.

El desguace industrial es un servicio que brinda la firma a distintas empresas, como ser mineras, ingenios, metalúrgicas, embotelladoras, súper mercados mayoristas, etc., para la obtención de metales y chatarra. Esta actividad consiste en relevar las instalaciones para poder planificar la ejecución del trabajo, una vez coordinados los movimientos, el equipo de operarios se dirige al lugar y mediante el uso de maquinarias y equipos de oxicorte proceden a desmantelar las estructuras metálicas.

Desde hace algunos años trabajan en conjunto con la Municipalidad de Salta en el “Operativo descacharrado”, colaborando así en la lucha contra el dengue. Esta acción está vinculada a la responsabilidad social empresarial, y se instrumenta con la puesta a disposición de camiones propios de la firma para el recorrido por los distintos barrios durante las campañas de descacharrado del municipio.

“Procesamiento”

Se procesan y clasifican entre 1.000 a 1.500 toneladas mensuales de chatarra. Esto se alcanza a través de una gran inversión en infraestructura, del manejo de una flota de camiones propios y de la adquisición de maquinarias de punta, entre las que se encuentran: cargadores industriales, prensas cizallas fijas, prensas móviles, prensas de aluminio, molino de procesamiento de cables, máquina procesadora de motores, peladoras de cable, autoelevadores, puentes grúas, entre otras. Desarrollan sus actividades en diferentes predios que suman un total de 6 hectáreas con más de 4.000 metros de galpones y 700 metros de oficinas. El procesamiento del material con las distintas maquinarias asegura un trabajo limpio para el ambiente, permitiendo cumplir con la misión de empresa: “Brindamos un servicio de recolección y entrega en todo el territorio de la Argentina, siempre teniendo como pilares fundamentales la mejora continua y el cuidado del medio ambiente”, expresaron desde Metalnor.

Uno de los procesos que aplican al material es el pelado de cables mediante un molino triturador (único en el país), en donde se cargan cables de cobre de distintos espesores y se obtiene el cobre picado y el plástico que los recubre ya separados. “De esta manera evitamos la contaminación por el quemado de cables, que es una práctica común en la obtención de los alambres de cobre. Con este proceso fomentamos la entrega por parte de los recolectores del cable completo, que en otras épocas para obtener el metal lo quemaban con las conocidas malas consecuencias para el medio ambiente”. Otra técnica aplicada en la obtención del alambre de cobre, es el proceso de motores eléctricos, el mismo consiste en retirar el armazón de hierro que los recubre liberando el bobinado, este último es colocado en una máquina, cuyas uñas sostienen la pieza y una cuchilla corta en dos el núcleo (chapas de acero). De esta forma, se libera el hilo de cobre (devanado) para su posterior clasificación y comercialización. A la chatarra metálica ferrosa también se le aplican procesos de manufactura, como ser el dimensionado y el compactamiento, el primero se logra mediante el uso de una maquina cizalla que corta el material en dimensiones más pequeñas. En el segundo proceso se compactan las chapas (liviana) y se obtiene como producto final un paquete.

La empresa cuenta con una “Línea de proceso y descontaminación de metales”, en donde se liberan a los distintos artículos de las impurezas con las que cuentan, por ejemplo: plásticos, gomas, hierros, etc. El objetivo final de este proceso es la obtención de los distintos metales limpios y listos para su correcto almacenamiento.

“Comercialización”

Todos los productos obtenidos mediante los distintos procesos productivos tienen por destino final ser utilizados como materias primas en los procesos de otras industrias: “Los principales consumidores de la chatarra de hierro son las acerías. Mediante los procesos específicos de esa actividad elaboran productos que se vuelven a utilizar, desde el hierro para la construcción hasta autopartes de vehículos 0km, como por ejemplo un capó. En el caso de los metales (cobre, bronce, aluminio, etc.) son utilizados por las distintas fundiciones de metales específicos para la obtención de productos nuevos, por ejemplo, un cable de cobre”. La empresa provee aluminio a diferentes fábricas autopartistas del país, quienes elaboran piezas nuevas para la industria automotriz, dentro de estos productos podemos mencionar a las cajas de dirección, caja de velocidad y carcazas en general.

También es el principal proveedor en la industria de los cables de cobre. La firma comercializa dicho metal con las distintas fundiciones dedicadas a la elaboración de cable domiciliario e industrial.

La calidad del producto final les abrió las puertas del mercado internacional. Exportan conos de plomo (provenientes del reciclado de baterías) y lingotes de bronce (provenientes del scrap de bronce) a diferentes países de Latinoamérica y Asia. “Abastecemos la industria nacional y somos exportadores en el ámbito internacional de productos elaborados”, afirmaron desde la empresa.

¿Qué tipos de chatarra de hierro existen?

¿Qué tipos de chatarra de hierro existen?

Como vimos en notas anteriores, los metales tienen la capacidad de recuperarse y regenerarse muchas veces, sin perder sus características principales. Esto hace fundamental que el reciclado sea una etapa crucial del proceso productivo de las empresas relacionadas a la siderurgia.

En cuanto a la chatarra de hierro que se usa para “alimentar” el proceso de reciclado, podemos encontrar distintos tipos, que varian según sus materiales. Aquí te contamos algunos de los más destacados:

Chatarra de Hierro: es el material ferroso proveniente de maquinarias, automóviles,  electrodomésticos, recortes de la construcción, etc. (ej: chapa heladeras viejas, partes de autos, pedazos de hierros de la construcción, etc.).  

Según el espesor y la forma del material, se lo puede clasificar en: 

Pesada o Liviana, y a su vez en dimensionado o sin dimensionar. Las condiciones de espesor y tamaño son definidos por las acerías, pero en términos generales se toman medidas de +/- 6mm de espesor y +/- 70cm*40cm de diámetro, por ejemplo una chatarra pesada dimensionada, es un material con más de 6 mm de espesor con medidas de hasta 70cm * 40 cm.

Este tipo de chatarra se encuentra en mayor volumen en empresas industriales como ser: metalmecánicas, automotrices, petroleras, mineras, etc.

¿Conocías tantos tipos de chatarra?

¡Dejanos tus comentarios!


Reciclar metales: ¿qué hay que tener en cuenta?

Reciclar metales: ¿qué hay que tener en cuenta?

En principio, el porcentaje de metales tratados está aumentando por su capacidad de ser reciclados indefinidamente sin perder ninguna de sus propiedades importantes, como sí pasa con el papel.

Además, el descarte de metales en vertederos tiene un enorme impacto en el medioambiente, por la dispersión de partículas metálicas en el ecosistema al exponerse a distintas condiciones climáticas.

¿De dónde se obtienen los metales?

Se obtienen mediante la minería y extracción. El mayor problema es que se trata de un recurso no renovable, es decir que su aprovechamiento tiene que optimizarse para preservar las reservas y minimizar la acción del hombre en estos procesos, que causan enormes daños al medioambiente.

Y no sólo se trata de economizar recursos: reciclando metal, se ahorra mucha de la energía y agua que implicaría trabajarlo desde su origen. Reciclando una lata de aluminio, por ejemplo, se salva la energía necesaria para mantener un televisor encendido durante tres horas.

Es por esto, y por su capacidad de reutilización indefinida, que es tan importante reciclar metales de uso diario.

¿Qué metales se pueden reciclar?

Los que tenemos en casa pueden estar compuestos de diferentes formas. Pueden mezclarse cantidades variables de uno o más metales diferentes u otros compuestos; es decir, pueden encontrarse metales en estado puro o aleaciones. Es por esto que su tratamiento va a tener que dividirse en varias fases, en las cuales los componentes se separan para destinarse a plantas que puedan aprovecharlas según ciertas clasificaciones comunes:

Acero: Es común y es muy abundante entre los descartes de bienes de consumo, como automóviles viejos, electrodomésticos, latas y clavos, sin olvidar también la chatarra proveniente de obras industriales. El acero se degrada muy poco en los procesos de reciclado, y por eso puede reciclarse un gran número de veces. Los productos de acero tienen una larga duración, generando una alta demanda.

Aluminio: Las latas de gaseosa son los objetos más comunes con este material que son llevados a reciclar.  Su producción inicial es uno de los procesos industriales más contaminantes: para obtener una sola tonelada se necesitan 15.000kw/h, se producen toneladas de residuos minerales y se emite gran cantidad de gases que contaminan la atmósfera y provocan lluvia ácida.

Otros Metales a tener en cuenta: El cobre, bronce, latón, plomo, oro, plata, etc, pueden reciclarse, aunque estos consuman un poco más de energía en el proceso.

Perfecto. Y ahora, ¿dónde lo reciclo?

Si tenés metales que reciclar, separalos, limpialos bien y entrá a http://www.metalnorsalta.com.ar para encontrar tu sucursal más cercana.

¡Gracias por sumarte al cuidado de nuestro ambiente!

¿Cómo reciclamos el aluminio?

¿Cómo reciclamos el aluminio?

¿Sabías que reciclando aluminio se reduce un 94% del costo energético de una nueva extracción de este material?

El aluminio es reutilizable al 100%, y en nuestra planta recibimos todo tipo de materiales que tengan aluminio para su reciclado. Luego, el material pasa por una prensa que lo convierte en pequeños paquetes para su traslado a las siderurgias, donde se convertirán en nuevos productos.

¡Miralo en video!

¿Cómo clasificar los objetos reciclables?

¿Cómo clasificar los objetos reciclables?

A la hora de separar tus metales para venderlos o reciclarlos, es importante seguir una serie de pasos importantes:

1. Clasifica los objetos reciclables

Usa un imán y mira si se adhiere a los metales. Si un imán se adhiere al metal, será ferroso. De lo contrario, no lo será. Puedes usar un imán común de tu heladera para hacer esta prueba.

  • Entre los metales no ferrosos se encuentran el cobre, el aluminio y el latón.
  • El acero y el hierro son metales ferrosos.
  • El cobre, el latón, el aluminio, el acero inoxidable y el bronce son muy valiosos para los centros de reciclaje y los depósitos de chatarra.

2. Revisa las directivas

Revisa las directrices y reglamentos de reciclaje. En Metalnor recibimos todo tipo de metales. Por lo tanto, a menos que el metal que tengas sea valioso, recíclalo en el tacho para reciclar metales. Puedes hacer la mayor cantidad de dinero vendiendo objetos de aluminio, latón y cobre en el depósito de chatarra.

  • Puedes reciclar el bronce, el hierro fundido, el acero y la hojalata en el tacho para reciclar metales.

3. Limpia los metales

Limpia los metales. Asegúrate de limpiar los objetos de metal que recicles por completo y retírales los residuos y las partículas de comida. Vacía las latas y quítales las etiquetas si es necesario.

  • Limpiar los objetos de metal te ayudará a hacer más dinero en el depósito de chatarra porque los encargados tendrán que hacer menos trabajo.

Fuente: WikiHow

WhatsApp chat